Tras abandonar la película instantánea que casi es sinónimo de la marca Polaroid, el fabricante pretende reinventar, en la era digital, la fotografía instantánea. Para ello ha lanzado su primera impresora PoGo, un modelo de bolsillo que funciona sin tinta y puede imprimir una fotografía en cualquier lugar, y en aproximadamente un minuto.

A mediados de marzo, pocos días después de la presentación de Polaroid España, la compañía presentaba en Madrid la nueva era de la fotografía instantánea. Sin embargo, en ese momento las únicas unidades que había eran las de preproducción y algunas maquetas, de modo que hasta el mes de julio no se han empezado a distribuir las primeras unidades.

Polaroid PoGo

La PoGo (abreviatura de Polaroid On The Go) es una impresora muy pequeña, tanto que cabe en el bolsillo de la camisa. Se alimenta con una batería reemplazable de iones de litio y utiliza papel de 2 x 3 pulgadas, es decir 5,08 x 7,62 cm. Pequeño, sí, pero no podemos tener una impresora portátil y pedirle que nos imprima posters.

Impresora sin tinta

La peculiaridad y novedad de la Polaroid PoGo, está precisamente en el papel. Se trata de un papel que utiliza la tecnología Zink. Está formado por cristales con la capacidad de reaccionar a la temperatura para teñir la superficie de distintos colores, de manera que no es necesario el empleo de tinta.

Impresora Polaroid PoGoCada hoja de 2 x 3 pulgadas cuenta con 100 millardos de cristales, mientras que el cabezal de la impresora dispone de 300 elementos calefactores por pulgada que se pueden controlar individualmente, con gran precisión, para activar los cristales deseados.

La ausencia de tintas aporta varias ventajas, como despreocuparse del estado de los cartuchos, obtener copias absolutamente secas, o poder llevar la impresora en cualquier posición sin miedo a fugas de líquido.

Zink significa Zero ink, sin tinta. El papel Zink está formado por tres capas de cristales capaces de proporcionar el color cian, magenta y amarillo, que se encuentran protegidas entre la base del papel y un recubrimiento protector de un polímero transparente que, según el fabricante, lo protege del agua y la luz. A temperatura ambiente los cristales carecen de color, pero al calentarse cambian de estado, pasando de fase cristalina a una fase amorfa en la que adquieren el color que les caracteriza (cristales amorfocrómicos). Controlando cual de las capas cambia de estado en cada parte del papel se consigue la impresión de toda la gama cromática.

Por otra parte, el papel empleado por la Polaroid PoGo tiene la particularidad de ser autoadhesivo, de manera que una vez impreso se puede pegar en cualquier lugar.

Probando la Polaroid PoGo

Impresora ZinkLa Polaroid PoGo mide 12 x 7,2 x 2,4 cm y pesa 227 g sin incluir el papel. Como ya he dicho es una impresora muy pequeña, seguramente la más pequeña del mercado, pero aún así puede resultar un poco voluminosa como gadget para llevar siempre en el bolsillo. No le ocurrirá lo mismo a quien acostumbre a llevar bolso o mochila, pues en ese caso tiene todas las papeletas para quedarse en su interior de forma permanente.

Su batería es reemplazable y permite hacer hasta 15 copias con una carga. Cuando se agote habrá que recurrir a la fuente de alimentación (que, lamentablemente, abulta casi más que la propia impresora) y recargarla durante 2,5 horas. Seguramente 15 copias sea demasiado poco, pues obligará a controlar continuamente que se imprime y que no, para evitar quedarse sin energía en el peor momento.

La PoGo cuenta con dos modos de conexión para recibir las fotos que deseemos imprimir: un conector USB (compatible PictBridge) adecuado para el uso con cámaras de cualquier tipo, y una interfaz inalámbrica Bluetooth, que nos permitirá imprimir directamente desde el teléfono móvil.

El uso es tremendamente sencillo pues, en realidad, todo se maneja desde la cámara o teléfono. Una vez hecha la conexión seleccionamos la foto a imprimir, la enviamos y en 80 segundos obtenemos la copia impresa. En realidad en las pruebas, la mitad del tiempo la cámara indicaba “procesando”, tardando sólo 40 segundos desde que se empieza a escuchar el leve siseo del funcionamiento de la impresora hasta que entregó la copia impresa.

Efectos del calor

Dice Zink Imaging, la empresa que ha inventado la tecnología Zink que al papel no le afecta la luz (el recubrimiento protector también es un filtro UV) y por ello las imágenes no se deterioran, pero ¿y la temperatura? Al fin y al cabo los cristales que lo componen son sensibles a la temperatura y si se vieran afectados por esta después de salir de la impresora, las fotos se deteriorarían igualmente.

Impresora sin tintaPara comprobarlo he realizado varias pruebas aplicando calor a papeles vírgenes e impresos. Por ejemplo, tras varias horas en el salpicadero de un coche al sol, se alcanzaron temperaturas de 58 º, sin que el papel sufriese cambios en el color, si bien se curvó notablemente. En cambio bastan unos segundos a 1 cm de una bombilla halógena de 50W para que empiece a adquirir un fuerte color azul.

La clave está en la temperatura: la capa de cristales cian es la primera en reaccionar, necesitando 100º para teñir el papel. Si se alcanzan los 150 º también cambiará de estado la capa magenta, mientras que para conseguir el color amarillo deberemos llegar a 200º.

Sin embargo, al someter el papel virgen a un hervido en agua se aprecia que el color azul empieza a aparecer poco a poco antes de llegar a la ebullición, marcando el termómetro 75º. Es en el momento de alcanzar los 100º y romper el agua a hervir cuando todo el papel se tiñe rápidamente de un cian intenso.

En la misma prueba el papel impreso sale peor parado, pues el agua disuelve rápidamente (incluso sin calentarla) la versión amorfa de los cristales, y despega el polímero protector que se desprende junto con la capa amarilla. Mas tarde se disuelven las otras dos capas, quedando tan sólo la base del papel completamente blanca. Vemos, por tanto, que el polímero no protege eficazmente contra el agua que, además, puede disolver los cristales transformados que aportan color.

Impresora de bolsiloEn el funcionamiento normal de la impresora, además de la temperatura interviene el tiempo. La capa amarilla es la más exterior en la estructura del papel, así cuando sólo se necesita color amarillo se aporta un pulso de 200º pero muy breve, de manera que no tiene tiempo de alcanzar la segunda capa (magenta) antes de que la temperatura haya bajado por debajo de los 150º. Si lo que se necesita es el color magenta, el pulso será más frio (150º) pero algo más largo, justo lo suficiente para que alcance la capa magenta pero no siga penetrando hasta la cian.

De este modo ajustando temperatura y duración del pulso y dando hasta tres pulsos por píxel (uno para cada capa) se puede regular el color exacto que aparecerá en el papel.

En cualquier caso la necesidad de unos 75º como mínimo para que el papel se vea afectado lo hace lo suficientemente seguro como para que no se deteriore salvo circunstancias excepcionales.

Corriente artística

Por otra parte, el peculiar funcionamiento del papel Zink está empezando a hacer surgir una corriente artística en la que se utiliza cualquier cosa capaz de producir entre 100 y 200 º para impresionarlo y crear todo tipo de figuras, como las que se pueden ver en Avdanced Poet X.

Dibujos en papel Zink

Para experimentar basta con comprar un paquete de 10 hojas de papel y calentar un clavo con un mechero para empezar a dibujar. Un soldador de estaño de los empleados en electrónica (a ser posible con regulación de potencia) se convierte en una herramienta perfecta, puesto que puede mantener estable una temperatura de más de 200 grados.

Precios

La impresora tiene un precio recomendado de 129 euros, y el papel se venderá en paquetes de 10 y de 30 hojas, con precios de 3,99 y 8,99 euros. Esto hace un coste por hoja de 0,40 y 0,30 euros respectivamente. Resulta algo caro para ser una foto de apenas 5 x 7,5 cm, pero su mayor valor es la inmediatez.

Conclusiones

Impresora instantáneaEn definitiva, la Polaroid PoGo es una impresora revolucionaria, que va a permitir obtener fotos en papel autoadhesivo en cualquier lugar. Polaroid pretende que sea la sustituta de sus tradicionales cámaras instantáneas pero la duda es ¿necesitamos las fotos en papel?

Hoy en día el dispositivo más utilizado para captar imágenes no es una cámara, sino el teléfono móvil, y una vez hecha la foto es muy fácil compartirla con todos aquellos que se quiera, estén presentes o no. Utilizar otro dispositivo, de mayor tamaño que el propio teléfono para obtener una pequeña copia puede convertirse básicamente en una curiosidad.

El tamaño de las impresiones es pequeño, y la calidad de reproducción del color no resulta demasiado fiel, pero ¿quien dijo que el público al que va destinada busca la máxima calidad? Si los móviles son el dispositivo más empleado para captar imágenes y son, al mismo tiempo, el que peor calidad de imagen ofrece, nada hace pensar que a la hora de imprimir esas fotos se busque algo especial. Por otra parte, las tradicionales instantáneas Polaroid también tenían un tamaño sensiblemente inferior a lo habitual, y el paso del tiempo no las favorecía especialmente, pese a lo cual nadie duda de que fueran un absoluto éxito.

Sin tardar mucho, Polaroid presentará algún modelo de cámara compacta con una impresora PoGo integrada, en una especie de remake digital de sus clásicas cámaras instantáneas. Probablemente estas cámaras cosechen un mayor éxito al ser más compactas y sencillas de manejar.

10 comentarios en “Análisis. Polaroid PoGo: impresora portátil, instantánea y sin tinta

  1. Hola

    A mi me la han regalado y la calidad es pésima. Las copias salen con una dominante magenta muy fuerte. Aparecen bandas en las impresiones que según dice en la página de Polaroid son debidas a que los cabezales están sucios, sin embargo, aparecen desde la primera copia.

    Las fotos tienen muy poca saturación de color, y apenas existen blancos y negros, son de bajo contraste. He hecho pruebas tanto en fotos de exterior como de estudio.

    La definición de las fotos impresas es bastante baja, no se puede discernir si la fotografía está enfocada o no.

    El tamaño de las copias es muy pequeño, ni siquiera llega a una foto tamaño cartera y por consiguiente, el precio del papel es caro, viene saliendo a unos 0,30€ por copia.

    • Que extraño lo de la dominante magenta. A mi me salen mas bien amarillas… Se me ocurre que igual tiene que ver la temperatura a la que se haya almacenado el papel, pero no se si le afectará.

      Y lo de la saturación tambien es justo lo contrario que lo que vi yo cuando la probé. Yo diría que le sobraba saturación.

      Lo que pasa es que no creo que Polaroid haya intentado en ningún momento hacer una impresora de calidad fotográfica. Más bien diria que intentan buscar otro tipo de usuario, pero no se si lo van a encontrar.

  2. hola..tengo esta misma camara y no me imprime ninguna foto..sera porq no esta bastante caliente la camara?..la imprimo desde un movil y desde un pendrive y me sale el papel en blanco..alguno/a me puede decir q hacer para q me salgan? gracias

  3. Necesito saber en donde puedo comprar el papel zink para la polaroid en argentina.gracias espero su respuesta

  4. Acabo de adquirir una Pogo y desde la primera foto me estan saliendo una lineas blancas en todas las fotos. No pueden estar sucios los cabezales de la impresora si es nueva!!

    Alguién ha encontrado una solución a esto?

  5. Me compre esta cámara y le pongo papel bond y no me imprime y con lo que me tardé en recortar el papel para que sea del tamaño adecuado, le puse un poco de tinta donde va el papel para ver pero nada solo sale todo manchado alguien solucionó el problema?

Deja un comentario