A finales de año publicaba un artículo probando las prestaciones del sensor Exmor-R de Sony en una Cyber-Shot WX1. Entre otras cosas mostraba su capacidad para hacer panorámicas automáticamente gracias a la alta velocidad de disparo y de procesamiento del procesador Biontz.

Normalmente, cuando se hace una panorámica, ya sea automáticamente en la cámara, o en el ordenador, se solapan ligeramente las fotos tomadas para hacer el menor número posible de disparos. En cambio, Sony hace un solapamiento extremo, disparando hasta 100 fotos, y quedándose con una estrecha banda de cada una de ellas. En la última foto que publiqué, y con la que acompaño también este artículo, se ve el ancho de cada fragmento al haber disparado a un coche en movimiento.

Panorámica 3 (recorte)

Ayer, Sony presentó, en su nueva tienda Sony Style de la madrileña calle de Serrano, las nuevas cámaras Cyber-Shot TX7 y HX5, en las que se ha mejorado el modo de panorámicas automáticas, precisamente para evitar fotos como la del coche, en las que los objetos en movimiento hacen aparecer imágenes fantasma, fragmentadas, y repetidas. Ahora la cámara es capaz de identificar los elementos en movimiento para aislarlos, seleccionando una zona más ancha de foto en la parte en que aparezcan. Esto lo hace de forma totalmente automática y sin que el usuario pueda desactivarlo, mejorando el resultado en panorámicas en las que algo se mueva.

Pero, además, estas cámaras traen algunas otras novedades interesantes, como un nuevo sistema de estabilización activo que el fabricante ya empleaba en las cámaras de vídeo Handycam, y que asegura que es 10 veces más eficaz que los tradicionales. No puedo decir si son 10 o son 8 o 12, pero lo cierto es que la demostración con dos cámaras de vídeo (con y sin estabilizador) colocadas en una plataforma vibratoria grabando la misma escena, es sencillamente impresionante.

Otra novedad en las compactas de Sony es el HDR automático a partir de dos fotos tomadas a alta velocidad, emulando la función que ya estaba disponible en las Sony Alpha y en compactas de otros fabricantes, como la Ricoh CX1, o la Fujifilm F200 EXR que ya probamos en su día en Luces y Fotos.

Además, la HX5 dispone de GPS y brújula electrónica para geolocalizar el punto de la toma y hacia donde se ha hecho la foto.

Pero curiosamente, la mayor novedad de estas cámaras no ha sido anunciada en España, y es que son las primeras compatibles con Transferjet, una nueva tecnología de transmisión inalámbrica, que promete mucha más velocidad que el Bluetooth con la misma facilidad de uso que un cable USB. Como no funciona a más de 3 cm, no es necesario disponer de medidas de seguridad como contraseñas o emparejamientos, y en el futuro podrá alcanzar los 375 MB/s, aunque en la primera versión se queda en 40.

Para usar TransferJet, será necesaria una tarjeta Memory Stick especial, que también incluirá la memoria. Una de 8 GB costará unos 100 $, pero no parece que Sony tenga la intención de venderlas en España, al menos de momento. Esto obligará a sus clientes, si están interesados en la tecnología, a tener que adquirir las tarjetas en el extranjero, al igual que ha ocurrido con los libros electrónicos de Sony que no ha distribuido oficialmente en España hasta este año (en el escaparate del Sony Style ya están expuestos), por lo que muchos usuarios los compraban en Japón o en Bélgica.

SonyStyle

Deja un comentario