kodak-primera-camara-digital.jpg

La de la foto es la primera cámara digital que se ha fabricado, y de eso hace ahora unos 30 años. El almacenamiento se hacia en una cinta de casete en la que podía grabar hasta 30 fotos, y como pantalla se empleaba un monitor de tubo externo en el que la imagen sólo se podia ver un minuto después de hacer la foto. Era portátil, pues se alimentaba con pilas de tipo AA, eso sí, necesitaba ¡16!.

En solo 30 años hemos pasado de una resolución de unos 10.000 píxeles (0,01 megapíxel) a los 60 megapíxel de los últimos respaldos de medio formato (Phase One P65+). De tardar casi medio minuto en grabar cada foto, a hacer ráfagas de 60 fotos por segundo (Casio F1). Y de ocupar lo mismo que unos 5.000 folios y pesar casi 4 kg, a integrarse discretamente en cualquier teléfono móvil.

Es curioso, viendo esta cámara, como todavía se critican muchas veces las innovaciones presentadas por los fabricantes, alegando que son muy lentas, muy grandes, o poco prácticas. Y no digo que no, pero sin esos pasos intermedios, no existirían los posteriores. Todas las Canon, Nikon, Olympus, Leica, Hasselblad, Nokia… son, al fin y al cabo, descendientes de esta Kodak.

Y ahora, 30 años después de patentar las tecnologías que usaría en ella, Steve Sasson, el investigador de Kodak que la desarrolló va a recibir un premio de la Sociedad Fotográfica Alemana (DGPh) por este hito histórico…nunca es tarde…

Deja un comentario