Cualquier aficionado a la fotografía sabe que, a veces, hacer una foto es más difícil de lo que pudiera parecer a simple vista, pero no debido a las complicaciones técnicas de la foto, sino a las objecciones que algunas personas nos pondrán. El típico “aquí no se pueden hacer fotos” sale a relucir con facilidad en centros comerciales y medios de transporte que, al fin y al cabo son recintos privados y cada uno pone en su casa las normas que quiera, pero también, a veces en la vía pública, como en algunos edificios emblemáticos de Madrid.

Sin embargo, quien más fotos está haciendo en la calle no son los aficionados a la fotografía, sino Google con su servicio Street View para Google Maps, con el que pretende fotografiar todas las calles de todas las ciudades del mundo.

El problema es que no todo el mundo está dispuesto a que le fotografíen su casa, de modo que ya se han topado con problemas en alguna ocasión. Pero ahora es algo más preocupante, porque en Alemania han empezado a plantearse el problema desde otro punto de vista. Y como está de moda intentar cobrarle a Google por algo (por enlazar noticias de los periódicos, por recibir tráfico de telefónica…) pues están pensando (como leo en El País) en cobrarle una tasa por hacer fotos de la calle, además de tener que recabar el permiso de los propietarios uno a uno.

Lo preocupante de esta idea es que al llevarla a cabo se haga extensiva a cualquier foto, pues no puede ser que unos tengan que pagar por hacer fotos de la calle y otros no, y acabe estableciéndose una tasa general por fotografiar. Y claro, como no saldría muy a cuenta tener policía vigilando que no se hagan fotos sin pasar por caja, ya veo esa nueva tasa aplicada por defecto a la compra de todas las cámaras, por si acaso haces fotos en la calle… ¿te suena?

Deja un comentario