Seguimos con las normas raras de concursos. El próximo día 26 se celebra la octava edición del Maratón Fotográfico de Madrid. He estado echando un vistazo a las bases y resultan cuando menos curiosas.

Para empezar se divide en cuatro categorías:

  1. Digital adultos
  2. Analógica adultos
  3. Con móvil adultos
  4. Infantil (hasta 15 años)

Pero un poco más abajo vemos que el jurado lo que valorará son impresiones en 11×17 cm de todas las fotos… ¿Algún miembro de tan ilustre jurado será capaz de distinguir, en una foto impresa en 11×17, si está hecha con una cámara analógica o con una digital?

Pero además resulta que tampoco todos los propietarios de cámaras analógicas pueden participar, pues según indica debe ser “cámara de 35 mm” ¿Y las compactas APS, no tienen derecho? ¿Y el medio formato? Claro que el carrete tiene que ser el que proporciona la organización, y no deben estar por la labor de complicarse con variedades (por cierto, que a los participantes en las categorías digitales y con móvil, también les dan su carrete).

Otra norma curiosa es la que dice que las imágenes digitales se deben tomar a la máxima resolución que permita la cámara, que como mínimo será de 2 megapíxeles. ¿Por qué no puedo participar con una foto hecha con una cámara Canon EOS 1Ds Mark III a su mínima resolución (cinco megapíxeles), pero si con una a dos megapíxeles hecha con una Agfa ePhoto CL45 (del año 2001)?

Y si participas en digital todavía puedes elegir que fotos son las que presentas. Si alguna no te gusta, la borras y listo. Pero… ¡hay del pobre que lo haga en analógico! El carrete lo revelan ellos, y ellos eligen que fotos participan. ¿Con que criterio? pues “las doce primeras imágenes tomadas sobre los temas obligatorios”. Como en el primer intento se te mueva la cámara o se te cruce alguien en el encuadre, mejor no sigas participando…

La última está en el premio: el ganador de la categoría digital recibirá 2.000 euros. El de la analógica, sólo la mitad, igual que el del móvil… debe ser por aquello de que las cámaras digitales son más caras…

Y, por supuesto, aderezado con la selección de un jurado popular y la cesión de derechos de todas las imágenes entregadas (que además pueden ceder a terceros). Aunque respecto a esto sería interesante saber lo que opina algún abogado o juez, pues las bases dicen que “implica para el concursante la cesión, mientras estén en vigor, de sus derechos de autor”, pero la Ley de Propiedad Intelectual establece que hay una parte de ellos que son “irrenunciables e inalienables”. Más bien lo que habrá que ceder son los derechos de explotación, reproducción, distribución… pero nunca los de autor en general pues estos incluyen el derecho moral, que pertenece exclusivamente al autor.

3 comentarios en “Maratón fotográfico de Madrid. Más normas raras

  1. Hola Óscar, la verdad es que es de guasa. A mi quizás lo que más me llama la atención es que los participantes en categoría digital les dan un carrete ¿…? y encima tienes que darles tu tarjeta de memoria ¿…? vale si, luego te la devuelven… 17 días después en el IFEMA… ¿y si luego no puedes ir a IFEMA?… ¿te quedas sin tarjeta?… en fin que la organización debería intentar pensar con la cabeza.

    Saludos

  2. Lo del carrete supongo que es para que nadie se queje de que han pagado lo mismo por la inscripción y les dan menos. Pero es un tanto absurdo.

    Y lo de la tarjeta… Los del móvil pueden mandar las fotos después ¿por qué los de las cámaras no? O al revés ¿por qué no entregan una tarjeta microSD los de los moviles?

  3. A lo del carrete decir que finalmente a los participantes de la categoría digital no se les dio un carrete sino unos casco por supuesto de la marca que patrocinaba el evento

Deja un comentario