Todo fotógrafo que haga algo más que instantáneas se habrá preguntado alguna vez (sino en cada foto que hace), cómo se va a mirar su foto. Para intentar encontrar una respuesta a esa pregunta hay montones de reglas de composición que ayudan a dirigir la mirada del espectador, quedando en manos del buen fotógrafo el elegir que es lo primero que se va a ver y hacia donde se va a dirigir la mirada a continuación.

Pero cualquier regla de composición no es más que teoría que puede funcionar, o no. Sin embargo ya es posible averiguar exactamente de que manera mira una foto cada persona.

Proporcion aurea aplicada a la composición de una fotografíaSeguramente la regla de composición más conocida sea la conocida como regla de los tercios, que promulga que el punto de interés debe situarse en el cruce de las líneas que dividen el encuadre en tercios horizontales y verticales. No es más que una simplificación de la proporción aurea. Otra muy conocida es la que dice que un motivo en movimiento debe tener espacio libre en el sentido hacia el que se mueve y no en el contrario.

No son las únicas, reglas hay muchas que se pueden aplicar solas o combinadas, e incluso infringirlas voluntariamente buscando un mayor impacto. Sin embargo ninguna garantiza que el resultado sea el esperado.

Al final todo fotógrafo debe intentar que la foto se vea tal y como el la ha pensado, empezando en un punto, recorriendo la imagen a través de sus elementos hasta llegar al punto de interés, y deteniendose en el. Cuando no se consigue, el impacto de la foto se reduce y decrece su atractivo.

Pero averiguar como se ve realmente una foto no es tarea fácil. No vale fijarse en como la ve uno mismo, pues es una opinión totalmente sesgada. Tampoco sirve de mucho preguntarle a alguien como la ha visto. Seguramente los comentarios de un no fotógrafo sean demasiado vagos e imprecisos, pues quien no está familiarizado con la composición no sabrá darnos las repuestas que buscamos. Entonces ¿como podemos averiguarlo?

Seguimiento de los ojos

Recientemente, en mi trabajo, he tenido ocasión de usar unos días un equipo de seguimiento de los ojos o Eye Tracking. Se trata de monitores especialmente preparados para registrar a que parte de la pantalla está mirando exactamente su usuario, que se emplean principalmente en tareas de investigación, marketing y estudios de usabilidad.

Para las pruebas preliminares en las que empezaba a aprender a manejar el equipo usé alguna de mis fotos como muestra, y a compañeros de la oficina, como sujetos de estudio. Evidentemente son datos sueltos que no tienen ninguna utilidad, pero que permiten hacerse una idea de como una persona en concreto ve realmente una foto determinada.

En el siguiente vídeo se pueden ver algunas de las fotos usadas con trazos y puntos rojos sobreimpresionados, que reflejan donde se ha mirado. Los trazos son movimientos de los ojos durante los que el cerebro no es capaz de procesar ninguna imagen. Los puntos son las pausas en las que si se percibe la imagen. Cuanto más tiempo dura la pausa, más grande se hace el punto.

Deja un comentario