Dust-Aid Platinum

Posiblemente uno de los mayores quebraderos de cabeza de los usuarios de cámaras réflex digitales sea la limpieza del sensor. No son pocos los casos de experimentados fotógrafos que evitan enfrentarse a esta tarea por miedo, desconocimiento o pereza ante lo laborioso de algunos métodos. De entre todos los métodos, posiblemente el más empleado sea la combinación de pinceles electrostáticos y técnicas húmedas basadas en algún tipo de toalla absorbente sujeta sobre una espátula e impregnada en diversos líquidos. Pero no es un sistema muy práctico para usar como técnica de campo para una limpieza improvisada a mitad de una sesión. Por eso, y por lo poco que me convence lo de frotar el sensor con disolventes hace unos meses empecé a buscar una alternativa más cómoda y, entre todas las opciones me decanté por Dust-Aid Platinum.

Dust-Aid Platinum es la segunda versión de un producto diseñado para limpiar el sensor en seco basándose en una almohadilla de silicona (de composición especial) que se presiona sobre el sensor para que el polvo se adhiera a ella. Después el polvo se retira de esta silicona con unas bandas adhesivas, cuyo pegamento está formulado para no dejar residuos. En la web del fabricante tienen varios vídeos que explican su uso muy bien, por lo que incluyo aquí uno de ellos y no me extiendo más en repetir lo obvio.

El producto no es demasiado conocido en España, supongo que porque tampoco tienen ningún distribuidor aquí, pero encontré algunas referencias que parecían confirmar que daba buen resultado e hice que me lo trajeran directamente desde Nueva York.

Cuando llegó a mis manos, la cámara hacía tiempo que permanecía guardada y sospechaba que necesitaba una limpieza a fondo. Su último uso había sido escalando y había sufrido una mezcla de polen flotante y polvo de magnesio que casi con total seguridad habría llegado al sensor.

Para poder determinar si Dust-Aid Platinum limpia mejor o peor que los pinceles empecé la limpieza de la forma habitual. Primero una foto inicial para comprobar el estado de partida:

Estado inicial

Estado inicial

A continuación soplido con la pera de aire y una pasada con los pinceles electrostáticos para eliminar todo el polvo que pueda haber en la caja del espejo, lo primero, y el polvo que no se haya pegado al sensor a continuación. El resultado ya es notablemente mejor, pero aún quedan partículas pegadas.

Estado después de pasar el pincel electrostático

Estado después de pasar el pincel electrostático

Son esas partículas con las que no pueden los pinceles las que debe llevarse un método más profundo, de modo que pruebo con Dust-Aid Platinum, siguiendo las instrucciones del fabricante, pero… sin éxito. El sensor sigue exactamente igual.

Segundo intento: vuelvo a limpiar la silicona con una segunda banda adhesiva y repito la aplicación sobre el sensor. El resultado… peor que antes. No sólo no se ha llevado las manchas que había, sino que hay alguna más y ha dejado otras de forma alargada, posiblemente en algún borde de la almohadilla.

Estado después de usar Dust-Aid

Estado después de usar Dust-Aid

La primera reacción es de pánico ¿me habré cargado el sensor? Acudo a mis habituales Ped-Pac impregnados de Eclipse 2 (sobre este método hay decenas de tutoriales en la red), y con la primera aplicación elimino todas las manchas que había y las que ha dejado el Dust-Aid. Han quedado algunos residuos de Eclipse, pero respiro aliviado al ver que el sensor sigue intacto. Una segunda aplicación se lleva todos los restos.

Estado final con el sensor límpio

Estado final con el sensor límpio

Parece que Dust-Aid Platinum no cumple mis expectativas. No solo no ha sido capaz de limpiar más que los pinceles, sino que ha dejado nuevos residuos. Es posible que haya influido la forma de aplicación: el fabricante advierte que la almohadilla se debe presionar sin deslizarla, pues si desliza puede dejar algún resto de aceite de la propia silicona y, quizás, al ser las primeras aplicaciones, pude haberlo movido ligeramente, pero es algo que no es aceptable para un método de limpieza que quiero poder usar rápidamente y en medio del campo si es necesario. Quizás aplicado desde el principio sea capaz de quitar tanto polvo como los pinceles, pero lo que busco es algo más eficaz.

No obstante, mientras que me queden adhesivos para nuevos usos (quedan cuatro) lo volveré a usar en las limpiezas en casa, a ver si el resultado se repite o mejora.

El problema es que vuelvo a estar como al principio. ¿Alguien conoce un buen método de limpieza, que sea cómodo para llevar en la mochila para una emergencia?

 

5 comentarios en “Limpiando el sensor con Dust-Aid Platinum

  1. Gracias por el post y por el aviso ya se lo que no debo de usar y lo que si puedo usar, lo de limpieza de emergencia estaría bien que alguien comentara su experiencia.

  2. Una pregunta, ¿has usado alguna vez los pec pads sujetos a unas espatulas, para limpiar el sensor?
    lo digo por que un vendedor en ebay dice que no se puede limpiar el sensor con ellos y he leido por ahi que hay gente que lo ha hecho con asi.
    Gracias.

    • Yo es lo que uso habitualmente, aunque lo cierto es que no está recomendado ni por los fabricantes de cámaras, ni por los de limpiadores.

      En principio el fabricante de los Ped Pac no garantiza que no dejen ningún residuo, y eso podría dañar el sensor, cosa que no ocurre con los fabricados específicamente para limpiar sensores, como los Sensor Swab. Lógicamente esa “garantía” cuesta dinero… y mucho.

      Al final las espátulas diseñadas para sensores son tan caras que mucha gente recurrimos a los Ped Pac, y los más temerarios incluso se atreven con bastoncillos de algodón, y esos si que dejan residuos frecuentemente.

Deja un comentario