Las impresoras de inyección de tinta de alta calidad han llevado el laboratorio de impresión hasta las casas de todos los aficionados, pero curiosamente, el papel para estas impresoras no se fabrica en las medidas indicadas para la impresión de fotos, sino en las mismas que el papel de oficina convencional.

La impresora más común es la de formato A4, o más correctamente DIN A4. Esa norma DIN (ya trasladada a otra norma ISO de aplicación internacional) establece las medidas de los diferentes tamaños de papel, de tal manera que cada número que aumenta, el papel se reduce a la mitad de superficie y viceversa. Así el DIN A4 es una hoja de 210 x 297 mm y el DIN A3 mide 297 x 420 mm. Su uso está completamente extendido como papel de oficina y también hay otra norma para sobres (DIN B) que establece unas medidas ligeramente superiores para que en un sobre DIN B6 quepa papel DIN A6 sin problemas.

Pero cuando miramos al mundo fotográfico las medidas son diferentes. Tradicionalmente el papel más común tiene proporciones 2:3, y el más común de todos es el de 10×15 cm, le siguen 15×20, 20×30, 30×40, etc. Además hay algunos formatos intermedios de uso común en los que la proporción es diferente a 2:3, como el 13×18 cm.

Eso hace que cuando queremos imprimir fotos en casa con papel fotográfico especialmente diseñado para eso, nos encontramos con pocas opciones. El papel de 10×15 y 13×18 cm si que existe, y con las impresoras que imprimen a sangre podemos obtener fotos sin bordes directamente. Probablemente el hecho de que exista está muy relacionado con la existencia de pequeñas impresoras diseñadas específicamente para esos formatos. El problema es cuando queremos fotos más grandes.

formatospapel.gifSi vamos a imprimir una foto de 15×20 cm, la única opción es hacerlo en un papel de tamaño A4 y recortar el borde sobrante. Más trabajo, quizás peor resultado si no somos cuidadosos, y mayor desperdicio de papel y generación de residuos. Pero al fin y al cabo no es imposible conseguirlo.

Pero si queremos una foto de 20×30, nos resultará imposible de imprimir a menos que dispongamos de una impresora de formato A3, pues el papel que se vende es de 210×297 mm, de modo que nos sobran 10 mm de ancho, pero nos faltan 3 de largo.

Puede que pienses que 3 mm no es mucho, que bastaría con imprimir un poco más pequeño, pero eso haría que la foto ya no quedase igual en los marcos de 20×30, o que se notase mucho la diferencia si la exponemos junto a otras fotos 3 mm más grandes.

¿Por qué los fabricantes de papel fotográfico se empeñan en hacerlo con medidas de papel de oficina? ¿No sería mejor que en lugar de A4 se fabricase papel de 20×30 cm? La impresora lo admitiría igual, sería mucho más fácil de usar y más versátil.

He estado buscando en varias webs, y no veo que nadie lo fabrique o, si lo hacen, no tiene demasiada difusión. ¿Conoces algún fabricante que haga esta medida de papel?