Cuanto mayor es la distancia focal de un objetivo y mayor es su abertura máxima, más voluminoso y pesado es, pues necesita lentes de un diámetro enorme. Es por ello que los grandes teleobjetivos raramente tendrán grandes aberturas.

El Sigma 200-500, con una abertura f/2,8 y el Zeiss 1.700 con un f/4 que mostraba en la anterior entrada son, sin duda, raras excepciones.

Sin embargo, sacrificando luminosidad, si que han existido teleobjetivos con focales mayores que esos 1.700 mm. Veamos algunos.

Reflex-Nikkor 2000mm f/11

Este objetivo es de tipo catadióptrico. En los teleobjetivos normales el tubo óptico es muy largo, y la luz lo recorre en un sólo sentido. En cambio, en los catadióptricos hay un espejo al final del tubo, de manera que la luz se refleja y vuelve hacia el punto de origen. Pero antes de salir es interceptada por otro espejo que la devuelve de nuevo hacia la cámara. De este modo, la distancia recorrida por la luz es casi tres veces la longitud del tubo, y este se puede fabricar más corto.

El Reflex-Nikkor 2000mm f/11 (el único blanco en la foto) se anunció en 1968 y, además de los dos espejos, utiliza tres lentes. Su longitud es de “sólo” 60 cm, tiene un diámetro de 26 cm y un peso de 17,5 kg.

reflex-nikkor.jpg

Un inconveniente de los catadióptricos es que no tienen diafragmas, por lo que su abertura está fija en f/11, y si se quiere reducir luminosidad se deben utilizar filtros neutros que, naturalmente, se montan en la parte trasera para poder reducir su diámetro. En cambio, los espejos cuentan con la ventaja de no tener aberraciones cromáticas.

Konica Reflex Hexanon 2000mm f/11 AR

Konica fabricó otro objetivo similar allá por 1966, pero según Camerapedia, parece ser que nunca llegó a ponerlo a la venta, y sólo hizo dos o tres unidades. Tenía 9 elementos (dos de ellos, los espejos) y pesaba 17,7 kg.

Canon Mirror Lens 5200mm 1:14

Canon no podía ser menos, y también tuvo su 2000 mm f/11 catadióptrico con montura FD. Sin embargo no merece la pena reseñarlo, porque lo superó con el que, probablemente, sea el teleobjetivo de mayor distancia focal para cámaras reflex que nunca se haya fabricado. Nada menos que ¡5.200 mm!

canon5200.jpg

Con semejante distancia focal, el ángulo de visión se reducía a sólo 36 minutos de grado, por lo que encuadrar debía ser realmente complicado. De hecho, en la foto podemos ver como en la parte superior montaba lo que parece ser un buscador, como los empleados en los telescopios astronómicos.

Además, no podía presumir de luminoso, su luminosidad fija de f/14, podía variarse con filtros ND para llegar a 16, 22 o 32.

El sistema óptico lo formaban dos espejos y tres lentes y era incapaz de enfocar a menos de 120 metros.

Casi dos metros de largo de objetivo, una lente frontal de unos 50 cm de diámetro, y 100 kilos de peso eran las dimensiones de este monstruo.

Curiosamente la gama de objetivos catadióptricos no aparece en el Museo de Canon, con excepción de un par de modelos de 500 mm. Afortunadamente el autor de Canonfd.com, ha recopilado esta información.

Otros artículos de esta serie:

  1. Los teleobjetivos más potentes del mundo
  2. Los teleobjetivos más potentes del mundo. Catadióptricos

2 comentarios en “Los teleobjetivos más potentes del mundo. Catadióptricos

  1. muy interesante artículo, no tenía ni idea que hubiera objetivos de 5200mm! espectacular, aunque no se me ocurre para que podría usar un cacharro así..

Deja un comentario