panasonic lumix g1

Desde que Olympus y Panasonic anunciaran el formato Micro Cuatro Tercios en agosto del año pasado, la Panasonic Lumix DMC-G1 ha sido la única cámara de este formato en llegar al mercado. Ahora, recién pasada la feria PMA 2009 en Las Vegas, ya se puede hablar de la nueva Lumix GH1 que añade grabación de vídeo HD a las características de la G1 pero que, estando recién presentada, aún no ha llegado a las tiendas. Precisamente, la posibilidad de grabar vídeo, es una de las cosas que se echan en falta en la G1, en estos tiempos en los que parece una función imprescindible en cualquier cámara, sea del tipo que sea.

El formato Micro Cuatro Tercios es un heredero del Cuatro Tercios en el que se ha eliminado la caja con el típico espejo de las reflex, que se encarga de desviar la luz hacia el visor para encuadrar con la imagen real que se ve a través del objetivo, y que en el momento de hacer la foto debe abatirse para permitir que la luz pase directamente hasta el sensor.

Al quitar el espejo, la cámara funciona igual que una compacta, recogiendo la imagen en el sensor y mostrándola de forma electrónica a través de una pantalla, que puede ser la pantalla TFT posterior o bien un pequeño visor electrónico o EVF. Sin embargo, en el sistema Micro Cuatro Tercios, el obturador es mecánico, en lugar de electrónico como el que emplean la mayoría de las compactas (algunas, como la Sony Cyber-shot HX1, también usa obturador mecánico) y, lo más importante, los objetivos son intercambiables.

Panasonic Lumix G1

A pesar de lo que puede parecer por el nombre, el sensor del formato Micro Cuatro Tercios es del mismo tamaño que el del Cuatro Tercios: 17,3 x 13 mm. Sin embargo, la carencia de caja de espejo permite diseñar cámaras más pequeñas y, al poder acercar más el objetivo al sensor (de 40 mm a sólo 20), se pueden diseñar objetivos más pequeños y ligeros.

Objetivos Micro Cuatro TerciosAsí pues, las cámaras Micro Cuatro Tercios son una nueva categoría con algunas características de las reflex, y otras de las compactas. Para muchos son el futuro ineludible de las cámaras reflex, que deberán perder las partes mecánicas en beneficio de una mayor simplicidad de construcción. Sin embargo, para que eso llegue a ser realidad, los visores electrónicos deberán ofrecer una calidad comparable a la visión directa que permite el espejo.

Otro de los sistemas críticos es el autoenfoque. Con la llegada de las cámaras reflex con Live View se han puesto de manifiesto las diferencias entre el enfoque por comparación de fase propio de las reflex, y el hecho por contraste, característico de las compactas. El primero es muy rápido, pero necesita un chip sensor especial. El segundo emplea el mismo sensor de imagen, pero es más lento, pues va haciendo varias aproximaciones hasta lograr el enfoque correcto. La ausencia de espejo impide usar el enfoque por comparación de fase, por lo que el enfoque por contraste deberá mejorar notablemente para acercarse a la velocidad de una reflex.

¿Lo ha conseguido Panasonic?

Una vez expuestos los retos a los que se enfrenta la Lumix G1, como primera representante del formato Micro Cuatro Tercios, veamos si Panasonic ha sido capaz de resolverlos satisfactoriamente.

Tras haber probado durante varios días la Panasonic Lumix G1, la experiencia con el visor es más parecida a la de otras cámaras compactas que utilizan este sistema que a la de una cámara reflex. La reacción del visor electrónico es más lenta de lo deseable y el rango dinámico percibido es (naturalmente) el del sensor y no el del ojo humano. Así, con una cámara reflex podemos ver correctamente el interior en penumbra de una habitación y el exterior soleado, y el fotógrafo debe de ser consciente de que en la foto resultará imposible de registrar ambas cosas. En cambio en la G1, si el exterior está correcto el interior se verá a oscuras, y viceversa. ¿Eso es malo, o bueno? Personalmente prefiero ver la realidad, y conocer el equipo que uso para prever lo que va a salir, pero ciertamente, para fotógrafos nóveles, puede hasta resultar de ayuda. Lo que si es cierto es que resulta más difícil hacer una medición puntual, y hasta el encuadre, cuando la luminosidad del visor no deja de cambiar a cada movimiento. Otro efecto curioso es como llega a hacer visible el parpadeo que todos los tubos fluorescentes tienen y que a simple vista no es apreciable, pero en el EVF resulta evidente.

Panasonic Lumix G1Debido a esto, la sensación que transmite la G1 al hacer fotos, es como la de una compacta, de la que no podemos esperar reacciones rápidas ni una visión clara como en una reflex. Habituado al uso de cualquier reflex, la sensación es que a la G1 le cuesta enfocar, y que llega tarde a muchas fotos, a poco movimiento que haya, y eso a pesar de que dispone de un modo de dispara a ráfagas (3 fotos por segundo) y de seguimiento de enfoque. Cuando se trata de sujetos estáticos esta sensación se diluye y la respuesta se asemeja más a la de una reflex.

En lo que si se parece a una reflex, debido a su diseño, es en el manejo, la forma de sujeción y el control de la óptica, con la diferencia de que los objetivos son mucho más pequeños para cualquier focal. Salvando las diferencias (no comprobadas) de calidad, podríamos comparar (en la foto) el teleobjetivo Panasonic Lumix G Vario 45-200 mm F/4-5.6 con estabilizador Mega O.I.S. y con lentes ED, con el Canon 70-300mm f/4-5.6 IS USM EF, que está diseñado para formato completo. El primero equivaldría (el sensor es la mitad de un FF) a un 90-400 mm en formato completo, por lo que ofrecerían una potencia de zoom incluso mayor que el Canon, mientras que la luminosidad es idéntica y ambos cuentan con estabilizador óptico. Objetivo Micro Cuatro TerciosEl Panasonic mide 10 cm de largo, tiene un diámetro de 7 cm, y un peso de 380 g. En el Canon el largo es de 14,3 cm, el diámetro de 7,7 cm, y pesa 630 gramos.

Por lo tanto la mayor ventaja de la Lumix G1 es la posibilidad de disfrutar de grandes teleobjetivos y angulares cortos, sin que esto dispare el volumen ni el peso transportado. Los usuarios de compactas, no echarán en falta el visor óptico y la cámara (acompañada de un buen juego de objetivos) les permitirá muchas más posibilidades que ninguna compacta del mercado.

Sin embargo, al fotógrafo reflex, la cámara se le quedará corta en algunas situaciones, echará de menos el visor óptico y la velocidad de enfoque, por lo que salvo que el peso sea un factor primircial, es dificil que se llegue a encontrar verdaderamente cómodo con la cámara.

¿Cómo son las fotos de la Lumix G1?

La Panasonic Lumix G1 utiliza un sensor de 12 megapíxeles con formato 4:3 y una resolución de 4.000 x 3.000 píxeles. Además cuenta con dos modos “recortados” para hacer la foto directamente en formato 3:2 (4.000 x 2.672) o 16:9 (4.000 x 2.248). El sensor es del mismo tamaño que el de cualquier cámara Cuatro Tercios (Olympus, Panasonic, Leica…), por lo que debemos esperar unas prestaciones similares en cuanto a profundidad de campo (menor que en las compactas, pero mayor que en las APS y Full Frame) y niveles de ruido.

Panasonic Lumix G1Frente al sensor se encuentra un sistema de reducción de polvo por ondas supersónicas de 50 kHz y una cortinilla de obturador que nunca veremos pues, incluso al desmontar la óptica, permanece abierta.

Las fotos hechas con la Lumix G1 tienen la calidad de una cámara reflex, con niveles de ruido mucho más bajos que los típicos de las compactas, y buena definición. La cámara es perfectamente utilizable hasta ISO 400 e incluso a ISO 1.600 tiene un nivel de ruido tolerable si no vamos a hacer ampliaciones al 100%.

Una función que puede ser interesante es la que Panasonic denomina “zoom óptico adicional” que se queda sólo con los 3,1 megapíxeles centrales del sensor para lograr una ampliación extra de x2, sin pérdida de calidad, pero sí de tamaño. Con este modo la cámara pasaría a comportarse como un modelo con sensor de tres megapíxeles y factor de multiplicación adicional de x4, de modo que el teleobjetivo 45-200 mm, sería equivalente a un 180-800 mm. En realidad obtendríamos lo mismo si recortamos la foto en el ordenador sólo que con el “zoom óptico adicional” usamos directamente en la cámara el encuadre definitivo y ahorramos pasos. Lo malo es que este zoom no podemos utilizarlo si disparamos en formato RAW.

Precio de reflex

Probablemente el elemento definitivo que para muchos decante la balanza hacia la compra de una cámara reflex, en lugar de la Lumix G1, sea el precio. La cámara con un objetivo 14-45 cuesta 750 euros, y si le añadimos el 45-200 que mencionábamos antes el precio aumenta hasta los 1.050.

Por otra parte las reflex digitales más baratas se pueden encontrar por menos de 600 euros con par de ópticas similar, por lo que el comprador deberá valorar si le merece la pena un equipo más pequeño y ligero, con los inconvenientes de respuesta comentados por la ausencia de espejo y que además cuesta más caro.

En breve publicaré algunas galerías con fotos hechas con esta cámara durante las pruebas.

Otros artículos de esta serie:

  1. Panasonic Lumix G1 a prueba
  2. Fotos con la Panasonic Lumix G1

2 comentarios en “Panasonic Lumix G1 a prueba

Deja un comentario