Si te hablo de una chica cuyas fotos aparecen en un montón de libros y páginas web, seguro que piensas en alguna modelo o actriz famosa, o quizás en algún personaje de la realeza, o algo similar. Nada más lejos de la realidad, Everywhere Girl (la chica que está en todas partes) es una chica de Oregon llamada Jennifer Anderson y cuya imagen está siendo empleada tanto, que ha acabado apodada con este nombre.

La proliferación de páginas de microstock, pone al alcance de cualquiera miles de fotos, por costes realmente ridículos, que suelen partir de un euro. El funcionamiento es parecido a las agencias de stock tradicionales pero con un ligero cambio en la forma de comercializar las fotos: en lugar de vender cada foto a un sólo cliente por una cifra alta, se vende a un número indeterminado de clientes por mucho menos precio.

Everywhere GirlEsto, que en principio puede estar muy bien, puede volverse en contra del cliente si no tiene cuidado de para que utiliza las fotos obtenidas así. En varias ocasiones he tenido ocasión de comprobar como dos empresas (a veces en competencia directa) publicaban anuncios utilizando la misma imagen. Y claro, no parece buena idea que el cliente pueda confundir tu campaña con la de tu más duro competidor…

Algo así es lo que ha pasado con Jennifer Anderson, una chica que hace una década posó para una serie de fotos de stock, cuyo resultado parece que ha gustado mucho a multitud de diseñadores. Jennifer aparece en las portadas de libros y páginas web de las más variadas temáticas.

Antes resultaba casi imposible saber si alguien más había utilizado una foto en concreto, pero gracias a la tecnología de Idée, y su buscador TinEye, que ya comenté anteriormente, dar con estas coincidencias es bastante fácil.

Pero naturalmente no es la única. A Jennifer le ha salido competencia en eso de aparecer por todas partes, en otra chica cuya foto se puede adquirir en Istockphoto y que en TinEye aparece en casi 300 referencias en la web. Desde en la web de un banco, hasta como avatar de un supuesto blog personal, pasando por páginas de registro de dominios, que es lo que hace que aparezca en tantas direcciones diferentes. También hay otra cara que parece proliferar en páginas alemanas.

En cualquier caso, más que usar ningún buscador, la mejor recomendación es que quien necesite una foto para algo importante, como una campaña de publicidad, se asegure de tener los derechos de uso en exclusiva, aunque le cueste mucho más cara.


Deja un comentario