Canon ha detectado un problema en algunas unidades de su compacta más sofisticada, la PowerShot G10, por lo que ha establecido un procedimiento de revisión gratuito.

Según parece en algunas unidades, algunas fotos pueden mostrar unas líneas en la imagen que no se corrigen con los ajustes de la cámara, por lo que hay que enviar la G10 al servicio técnico para que lo reparen gratuitamente.

Las cámaras afectadas son aquellas que su número de serie tiene un 5 o un 8 en la cuarta cifra y un número menor de 4 en la quinta. Si es tu caso, visita la página de Canon Europa habilitada para este problema o llama al 901 900 012.