Si te sorprendieron las 120 fotos por segundo de la Ricoh CX1,  preparate para lo que se avecina.

La cámara más rápida del mundo es capaz de tomar la vertiginosa cifra de 6,1 millones de fotos por segundo. Está desarrollada en la Universidad de California y utiliza un láser infrarrojo para iluminar la escena, emitiendo una longitud de onda diferente por cada píxel que después se amplifica y se lleva al espectro visible, en lo que se denomina microscopio STEAM (serial time-encoded amplified microscopy), cuyo funcionamiento se puede ver en el vídeo.

El disparo es tan rápido que en el tiempo que la cámara tarda en hacer una foto, la luz se ha desplazado menos de un centímetro, de manera que la cámara recoge extremadamente poca luz.

En lo que no destaca es en resolución, sólo 3.000 píxeles aunque, según explican en Wired, sus desarrolladores esperan mejorarla para que llegue a competir con los modelo comerciales de varios megapíxeles y con velocidades de hasta 100 millones de fotos por segundo

Deja un comentario