Desde que Adobe anunció que lanzaría una versión online de Photoshop siento cuiriosidad por ver que tal funciona. Seguramente no sea un producto que a mi me sirva de mucho, pues siempre he dudado de que vaya a poder usar capas, filtros avanzados, y acabar generando archivos TIF de 200 MB, pero puede ser una solución muy válida para hacer una ajuste rápido de un JPG, en curvas, niveles y tonos. Por fin se ha lanzado la primera beta de Photoshop Express y he empezado a echarle un vistazo. Lo malo es que no me gustan nada sus condiciones de uso.

En el artículo 5 de estas condiciones Adobe incluye un aviso de copyright, que permite que los usuarios del servicio copien e impriman las fotos de cualquier otro usuario siempre que sea para uso personal y no se modifiquen o redistribuyan. No parece muy buena idea que por defecto se quite una protección de derechos que toda imagen tiene desde el momento de tomarse, aunque por lo menos cada autor puede volver a hacer valer sus derechos, pues en el citado artículo se incluye la coletilla “salvo que se indique lo contrario en condiciones adicionales”.

Un poco más abajo me sorprende el título del artículo 8: “Uso de tu contenido”. Si lo lees descubrirás que en el Adobe se otorga todo tipo de derechos sobre tus fotos. No sobre todas, pero si sobre las que coloques en la zona pública. Gracias a este artículo Adobe tendrá un derecho mundial, libre de gravámenes, no exclusivo (que suerte, al menos yo puedo seguir usando mis fotos sin que Adobe me pueda reclamar nada), perpetuo, irrevocable, y completamente sublicenciable, para usar, distribuir, obtener ingresos, reproducir, modificar, adaptar, publicar y en hacer lo que quieran con tus fotos, incluido modificarlas y vendérselas a otros.

Decididamente ya se un sitio donde no voy a subir ninguna foto. Y no porque tengan ningún valor especial, sino porque es un abuso en toda regla. Imagina que haces la foto de un paisaje espectacular. Dedicas varios días a encontrar el momento perfecto, la luz adecuada, las nubes en el sitio que quieres… Lo haces por afición y no la vas a vender, pero un día te la encuentras en las vallas publicitarias de toda la ciudad como imagen de una campaña millonaria. ¿Millonaria para quien? ¿Para Adobe, para la agencia de publicidad? Desde luego no para el autor, al que ni siquiera se le reconocería incluyendo su nombre.

Es más, incluso las instantaneas de tus vacaciones o de las fiestas de tus hijos, podrían acabar revendidas a terceros con finalidades desconocidas, pues has cedido todos los derechos de uso. Es algo que ya está pasando con las fotos publicadas en Flickr, como el caso de Lara Jade, o el de Hel Des a pesar que tener los derechos reservados. En este caso sería muy defendible denunciar el caso y demostrar que no tienen derecho a ese uso, pero ¿y si previamente has aceptado ceder casi todos los derechos?

Otros artículos de esta serie:

  1. Photoshop Express, o como regalar tus fotos a Adobe
  2. Cambian las condiciones de Photoshop Express

5 comentarios en “Photoshop Express, o como regalar tus fotos a Adobe

  1. Acabo de descubrir tu blog y ya te estoy enlazando… no te quejarás. 🙂

    Tremendas esas condiciones de uso… Mi duda ahora es si habré pasado por alto la letra pequeña en otros servicios como flickr.

  2. Gracias Bruno, yo tengo pendiente enlazar el tuyo, en cuanto avance un poco más el cursito del Peleng 😉

    La misma duda me ha quedado a mi, pero se que donde las he tenido hasta ahora, no habia esas condiciones, y Flickr nunca me ha terminado de gustar, asi que no estoy registrado…

  3. El mismo día 27 ya habia una respuesta de Adobe que no habia visto. Parece ser que “no era eso lo que querian decir” y sus abogados están revisando las clausulas con urgencia. Espero ansioso a ver que querían decir en realidad.

Deja un comentario