Panasonic Lumix LX7

Aunque el segmento de las cámaras compactas más sencillas sufre la dura competencia de los smartphones, no ocurre lo mismo con las compactas avanzadas, que parecen vivir su mejor época, ofreciendo prestaciones avanzadas y mejor calidad a todo aquel que no quiere cargar con una voluminosa réflex. La gama LX de Panasonic cubre este segmento, justo por debajo de los modelos micro cuatro tercios (gama G) con ópticas intercambiables, y la LX7 es el modelo más reciente, que sustituye a la LX5.

Como cámara compacta la Lumix LX7 resulta algo voluminosa, no solo por el cuerpo en si mismo, sino especialmente por la prominencia de su objetivo. Sin embargo, en su interior esconde un nuevo sensor CMOS (en anteriores modelos era CCD) de 1/1,7”, que resulta bastante grande para una compacta, y obliga a que el objetivo también sea mayor. No obstante las últimas tendencias son a superar esta medida en las compactas de gama alta, con modelos que incluso se atreven con sensores APS-C.

En cuanto al objetivo, está fabricado por Leica y ofrece una focal de 24-90 mm, adecuada en el gran angular y algo comedida en el extremo más largo. Pero lo más destacable no es su rango focal, sino su luminosidad, pues llega a alcanzar una abertura de f/1.4 a 24 mm y solo sube hasta f/2.3 a 90mm, lo que la convierte en una de las cámaras compactas más luminosas del mercado.

Panasonic-Lumix-LX7-06

Esta luminosidad adicional nos permitirá apurar menos el ISO en situaciones de poca luz, con lo que obtendremos mayor calidad, y también jugar más con el enfoque selectivo, algo que en las cámaras compactas suele ser complicado por el tamaño de sus sensores y la poca abertura disponible. En el otro extremo, puede cerrar a un máximo de f/8.0, pero cuenta con un filtro neutro integrado que reduce la luminosidad en tres pasos de diafragma. Un gran complemento para las cámaras compactas, ya que no pueden cerrar demasiado su diafragma sin que aparezcan problemas de difracción.

Con el filtro neutro podemos pasar la velocidad de 1/640 a 1/80 y dotar de movimiento al agua, sin cambiar la abertura ni la profundidad de campo.

Con el filtro neutro podemos pasar la velocidad de 1/640 a 1/80 y dotar de movimiento al agua, sin cambiar la abertura ni la profundidad de campo.

El objetivo está formado por 11 elementos, de los que 5 son lentes asféricas, e incluye una lente ED de ultra baja dispersión.

En lo que Panasonic no ha evolucionado el modelo, ni lo hace desde la LX2, es en la resolución, que sigue manteniéndose en 10,1 megapíxeles, un valor más que suficiente para una cámara compacta. Sin embargo ahora permite grabar vídeo Full HD hasta a 50 fps en formato progresivo.

No obstante, la resolución máxima de las fotos va a depender de la relación de aspecto elegida, pues como ya nos tiene acostumbrado Panasonic en las LX, cuenta con un selector que permite elegir entre 16:9, 3:2. 4:3 e incluso 1:1. Los diez megapíxeles solo están disponibles en 4:3, mientras que los otros formatos suponen un recorte de hasta un 25% en el caso de las fotos 1:1 que se quedan en 7,5 megapíxeles. Aunque el recorte siempre se puede hacer durante la edición, no deja de ser una ayuda a la composición o una forma rápida de obtener resultados acabados.

Panasonic-Lumix-LX7-01

2 comentarios en “Análisis: Panasonic Lumix LX7

Deja un comentario