Seguro que conoces las fundas de neopreno que se suelen colocar en los grandes teleobjetivos. Su principal función es camuflarlos, pues un cilindro blanco en mitad de la naturaleza puede resultar demasiado llamativo y espantar a cualquier animal que queramos fotografiar. Pero también cumple una función de protección, ya que los roces se los llevará el neopreno, y ante un golpe siempre amortiguará algo.

En LensCoat han explotado al máximo esta faceta de protección y ofrecen algunos productos curiosos, y otros bastante interesantes.

LensCoat BodyGuard Pro CBPor ejemplo, si el camuflaje no te importa y no quieres perder el blanco seña de identidad de tu teleobjetivo Canon, no hay problema, pues hacen fundas de color blanco. Y, por supuesto, también de color negro.

Además fabrican varias fundas, del mismo material, para el transporte, tanto de cámaras como objetivos y tapas de objetivo de camuflaje. Otra aplicación a la que se presta el neopreno es la protección de las patas del trípode, para esto utilizan un neopreno de mayor grosor.

Y si quieres proteger al máximo tu cámara, también podrás encontrar fundas para la cámara, pero no para guardarla, sino para protegerla durante el uso. Están fabricadas con neopreno absorbente de impactos y dejan acceso a “muchos de sus botones e interruptores”. Además el neopreno reduce el ruido del obturador, lo que también contribuye al camuflaje. Estas fundas LensCoat BodyGuard sirven para casi todos los modelos de reflex digitales de Canon y Nikon (los más modernos no están en la lista), siempre que lleven empuñadura vertical, y valen 40 o 45 dólares dependiendo del modelo.

Encontré LensCoat viendo un vídeo en Microsiervos en el que muestran como le hacen un “traje a medida” a un Canon EF 1.200 mm f/5,6.

Deja un comentario