iMac 27"

Todo fotógrafo desea que el monitor no estropee el esfuerzo y el cuidado puesto con la cámara. En muchos casos las operaciones más delicadas se producen en el postprocesado con nuestra herramienta favorita, ya sea Photoshop, Lightroom, Aperture o cualquier otra, donde los ajustes de niveles, canales de color, enfoque y otras se basan no sólo en los datos mostrados sino también en lo que vemos sobre la pantalla.

En este sentido el nuevo iMac de 27 pulgadas a 3,4 GHz (200 euros adicionales sobre la configuración base) que hemos podido probar es una absoluta delicia; y aunque la nueva generación continúa con los siempre molestos reflejos producidos por el cristal que cubre su panel IPS, éstos se han reducido sobre anteriores generaciones iMac gracias al rediseño del producto. Por otra parte, si bien el panel propiamente dicho es el mismo que Apple ya venía utilizando en anteriores iMac, lo cierto es que la supresión de los 2 mm entre el panel y el cristal produce imágenes con colores más vivos y de mayor contraste, destacando detalles que en otros equipos simplemente se escapan.

De hecho cada uno de los paneles empleados por Apple en la fabricación de estos nuevos iMac viene calibrado de fábrica; pero ojo, esto no significa que estén calibrados para realizar un uso de retoque, sin más, acomodado a tu propio flujo de trabajo. Aunque es cierto que la calidad de la pantalla, sumada a la excelente resolución de 2.560 x 1.440 puntos que ofrece de forma nativa son argumentos más que justificados para editar, retocar y catalogar las imágenes sin necesidad de utilizar monitores externos adicionales (aunque es posible usarlos mediante cualquiera de sus dos conexiones Thunderbolt, o bien usando ambas), encontrarás preferible y muy aconsejable continuar utilizando tu hardware de calibración que permita crear un perfil unificado con el resto de dispositivos utilizados en tu flujo de trabajo, especialmente si las fotografías van a ser impresas como Arte final, e incluso si están restringidas a su uso en el ámbito digital.

iMac 27" por detrás.

iMac 27″ por detrás.

Más allá de la magnífica pantalla, la tarjeta gráfica también desempeña un papel muy importante, especialmente ahora donde el software gráfico y fotográfico utiliza dicho componente a la hora de aplicar muchos de los efectos, filtros y también otros procesos de carácter más general que afectan al rendimiento general, y que se traduce desde la posibilidad de manejar con soltura imágenes de gran peso con múltiples capas hasta la calidad obtenida en la aplicación de muchos de los filtros y efectos (especialmente si utilizamos el software de Apple) o también el tiempo de respuesta en las acciones aplicadas. En concreto, el modelo evaluado cuenta con una tarjeta gráfica GeForce GTX 675MX con un total de 1 GB de memoria de vídeo dedicada. En nuestras pruebas, sin embargo, el rendimiento fue bastante similar al que obtuvimos con la tarjeta gráfica GeForce GT650M de 512 MB de RAM dedicada utilizada por el iMac de 21,5 pulgadas probado en su momento.

Memoria, más rendimiento

En el iMac de 27" es posible ampliar la memoria fácilmente mediante una tapa en la parte posterior.

En el iMac de 27″ es posible ampliar la memoria fácilmente mediante una tapa en la parte posterior.

El iMac 27 pulgadas del que te estamos hablando ha llegado a nuestras manos con 8 GB de RAM, y que se corresponde con la cantidad de memoria estándar, mientras que el iMac 21,5 pulgadas, también de 2012, que también se analizó en macsoluciones.com venía cargado hasta el máximo de 16 GB permitidos por dicho modelo.

Sin embargo, y aunque podrías utilizarlo perfectamente con 8 GB de RAM, en mi opinión estarías haciéndote un flaco favor y, de hecho, no deberías de llevártelo a tu casa o a tu estudio con menos de 16 GB de RAM instaladas. Ten en cuenta además que otra virtud de cualquiera de los actuales iMac de 27 pulgadas sobre las configuraciones cuya diagonal de pantalla es de 21,5 pulgadas, reside en que la memoria es ampliable en cualquier momento por el usuario y además de que puedes llevar el máximo hasta los 32 GB. Y créeme cuando te digo que la memoria tiene un impacto muy importante en el rendimiento que obtengas a la hora de utilizar tus aplicaciones.

3 comentarios en “Probamos el iMac 27″ a 3,4 GHz

Deja un comentario