Los objetivos ojos de pez son lentes con la capacidad de abarcar 180 grados de escena, que representan en forma circular. Siempre han sido considerados objetivos muy específicos, con una gran utilidad para situaciones muy específicas y que permiten expresar grandes dosis de creatividad, pero de los que se aconsejaba no abusar, pues su característica deformación los puede llegar a hacer monótonos.

Con la llegada de las cámaras digitales APS-C, los ojos de pez cobran una nueva vida, pues el recorte del sensor se encarga de dejar fuera la mayor parte de las esquinas negras que producen estos objetivos, y con un poco de manipulación posterior de la imagen se pueden llegar a emplear como angulares extremos en los que no se aprecia el característico circulo del ojo de pez.

Si a esto le unimos la disponibilidad de un objetivo por unos 250 €, comprándolo en eBay, el resultado es un fenómeno de masas que está haciendo que una legión de fotógrafos se enamoren de este cristal.

Y es que los resultados conseguidos son espectaculares, pero hay que aprender a domarlo y a componer con el, pues con un Peleng en la cámara entra en el encuadre TODO lo que veas, y hasta lo que no veas.

Para ayudarte en la tarea, Bruno Abarca se ha escrito una Guía práctica del Peleng 8mm f3.5 fisheye en la que puedes aprender desde como manejarlo, y como corregir la distorsión, hasta donde comprarlo.

Si te atrae esta óptica no puedes dejar de visitarlo. Yo de momento confieso que sólo lo he ojeado, porque como lo lea a fondo acabaré picando y comprándome uno.

Un comentario en “Guía del Peleng 8mm por Bruno Abarca

Deja un comentario