Continuamente se pueden leer casos en los foros de fotografías, de fotos utilizadas sin el consentimiento de sus autores. Normalmente son casos aislados y muchas veces entre particulares, aunque también hay algún caso de fotos aparecidas en periódicos, campañas publicitarias, etc. Ya comentaba en otro hilo el caso reciente de Martín de Lucia, y poco antes otros casos más de fotos robadas.

Hoy he conocido, que hay empresas que con toda la naturalidad del mundo se dedican a utilizar las fotos que quieren libremente, amparándose en un resquicio de la ley española que sus abogados han sabido explotar. El caso es que una fotografía sólo es una “obra fotográfica” en ciertos casos, y los jueces tienden a considerar que una foto que refleja la realidad no es artística, sino una “mera fotografía” como la denomina la ley, y goza de menos protección. Mal por estos jueces, pero peor por los abogados defensores en estos casos, que no son capaces de demostrar (con los expertos que sean necesarios) que ninguna fotografía mínimamente pensada y trabajada es una mera fotografía.

El caso es que en estas situaciones al usurpador se le condena a pagar la tarifa que hubiera pagado de haber comprado inicialmente las fotos, con lo cual tonto sería el que no se aprovechase de la trampa: “si me pillan, pago la tarifa, y si no me pillan, me sale gratis”, de modo que, en la práctica, sin sanción no hay infracción.

Cansados de esto, un grupo de fotógrafos han redactado un manifiesto Por Un Cambio En La Protección Legal De La Fotografía en el que explican perfectamente la situación actual y los cambios que proponen que se hagan, para que la fotografía goce de idénticas condiciones que cualquier otra creación intelectual, evitando ese doble rasero que, además, está sujeto a la interpretación que en cada caso haga el juez.

Si quieres apoyar la iniciativa puedes rellenar el formulario de adhesión en la misma página web.

Deja un comentario