DineroPara el fotógrafo que empieza a hacer trabajos como profesional, puede que una de las mayores complicaciones sea poner precio a sus fotos y como cobrarlas. El tema es recurrente, y normalmente se tiende a “tirar por lo bajo”, bien por no valorar adecuadamente todos los gastos ocultos o por no atreverse a pedir más para no perder la oportunidad de vender las fotos.

Para poder valorar el precio de tus fotos, es necesario tener claro antes de nada que gasto te va a suponer hacer esas fotos, incluyendo tiempo, desplazamientos, material y cualquier otra cosa. En Digital Photography School han hecho una lista de los cinco aspectos a tener en cuenta para empezar a vender fotos:

  1. Conoce tu mercado, para cobrar una cifra similar a la que piden otros fotógrafos
  2. Conoce a tu cliente. De nada sirve cobrar mucho porque la calidad es la mejor si lo único que busca es un servicio lo más barato posible, y viceversa.
  3. Calcula la inversión, sin olvidar el tiempo que se destina antes y después de hacer las fotos: preparación, procesado…
  4. Calcula tus gastos. Además del tiempo, tendrás que sumar gasolina, impresión, envíos, amortización del equipo…
  5. Establece tu tarifa. Cuando sepas todos los datos anteriores, y teniendo en cuenta que cosas como la amortización del equipo hay que repartirla entre todos los trabajos en los que esperes utilizarlo, ya puedes calcular cuanto debes cobrar por una sesión y calcular el precio de las fotos que hagas.

Además, de los cinco pasos de esta lista, no hay que olvidar las obligaciones legales e incluirlas en los gastos. En ese sentido hay una excelente orientación en los foros de Bubok. Aunque está orientado a los autores de libros, lo cierto es que no se diferencia mucho de lo que va a tener que afrontar un fotógrafo y es un excelente punto de partida, salvo por lo que corresponde al registro del libro.

Hay que tener en cuenta el pago de IRPF, el IVA, la obligación de darse de alta en el censo de empresarios y profesionales y en la Seguridad Social. En teoría, por poco que se facture, estas obligaciones hay que cumplirlas. El problema es que, mientras que el IRPF, el IVA y el IAE son proporcionales a lo ganado, la Seguridad Social no lo es, y costará como mínimo unos 250 € al mes.

Pon precio a tus fotosSin embargo, la ley matiza que hay que darse de alta si se realizan actividades económicas de forma “habitual”. Aunque no está claro que se considera habitual, según el asesor fiscal que escribe en el foro de Bubok, podría estar considerándose que no es habitual lo que no supere el salario mínimo interprofesional (624 €/mes en 2009), aunque recomienda darse de alta si se superan los 250 €/mes, pues por debajo de esa cifra, parece ser que no lo exigien.


Deja un comentario