Ricoh GXRAyer lo vi en Photo Rumors a través de @nikonrumors, pero no podía terminar de creérmelo. Esta mañana ya tenia en mi buzón la nota de prensa con el comunicado oficial: Ricoh lanza la Ricoh GXR una cámara compacta en la que se pueden cambiar los objetivos, pero al mismo tiempo cambias el sensor y el procesador. Realmente sorprendente y revolucionario.

El concepto de la Ricoh GXR es muy novedoso, pero es algo que no me sorprende de esta firma. La cámara está formada por dos partes, por un lado un cuerpo de aleación de magnesio que incluye la batería, la tarjeta de memoria SD/SDHC, la pantalla de 3 pulgadas, un pequeño flash, y la zapata para conectar un flash mejor o un visor electrónico.

El resto queda integrado en los módulos de objetivos, lo que significa que estos incluyen la óptica, el sensor y el procesador, es decir, casi toda la cámara. Con este planteamiento, lo primero que uno se pregunta es si tiene sentido dividir de este modo la cámara, pues probablemente el mayor coste de componentes se encuentre en la parte de los objetivos, lo que hará que cambiarlos cueste tanto como comprarse otra compacta con óptica diferente.

Para el lanzamiento Ricoh ha preparado dos módulos: un zoom 24-70 (f/2.5-4.4) con sensor CCD de 1/1,7″ y 10 megapíxeles, similar a lo que se puede encontrar en cualquier compacta al uso (en características, la calidad probablemente sea superior a la media. En la web de Ricoh puedes ver muestras de fotos con la Ricoh GXR) y otro con un objetivo fijo de 50 mm (f/2.5 macro) y un sensor CMOS APS-C de 13 megapíxeles, más comparable (por el tamaño de sensor) a las Sigma DP1 y DP2. Pero en un tamaño de cámara bastante compacto y alejado de las reflex con sensor APS-C.

Las ventajas que Ricoh atribuye a este sistema van desde la optimización de la triada óptica/sensor/procesador, hasta la ausencia de problemas de polvo en el sensor cuando se cambian las lentes, puesto que todo el conjunto va sellado. Realmente poder diseñar y ajustar los módulos sabiendo que óptica en concreto va a trabajar sobre cada sensor, puede permitir mejorar aspectos como las aberraciones, el viñeteado o los problemas de backfocus/frontfocus, que deberían ser inexistentes.

Resulta extraño hablar de una cámara y no poder definir unas características de base, pero en la GXR con cada cambio de óptica cambiará el sensor, su tipo, resolución y, en definitiva, todo lo que afecta a la calidad de la imagen, de modo que cada nuevo objetivo es realmente una cámara nueva con un comportamiento diferente. Pero aun más extraño resulta que, como destaca Iker Morán de Quesabesde, Ricoh defina una sensibilidad ISO máxima de 3.200, independientemente del módulo que se monte. Aun sin ver pruebas, es fácil suponer que los niveles de ruido a ISO 3.200 serán inferiores con el sensor APS-C que con el de 1/1,7″.

Ricoh GXR

La Ricoh GXR estará disponible en diciembre. El cuerpo tendrá un precio de 459 euros, a los que hay que añadir los 670 que vale el módulo APS-C con óptica de 50 mm, o los 370 del módulo 1/1,7″ con zoom 24-70, o ambos. Además se puede añadir un visor electrónico que se acopla sobre la zapata del flash y tiene un precio de 250 €. Estas cifras coinciden con la suposición que hacia desde un principio: siendo los módulos la parte más costosa ¿que es lo intercambiable los objetivos o el cuerpo?

Sin duda no es una cámara destinada al gran consumo, sino una sofisticada evolución de las exclusivas Ricoh GR Digital que se centran en ofrecer una elevada calidad aún a costa de sacrificar otras prestaciones populares. Quizás esta sea la cámara adecuada para el fotógrafo profesional que, en un momento dado, no quiere cargar con un pesado equipo, pero tampoco renunciar a ciertas prestaciones.

Tanto DSLR Magazine como Quesabesde, ya han tenido el privilegio de tener en sus manos la nueva Ricoh GXR, y esta mañana han sido los primeros medios en publicar la información, que también puedes completar con la publicada ayer en Photo Rumors, incluido el siguiente vídeo de la británica Which?

Deja un comentario