Las Sony Alpha 7 son las primeras cámaras que montan un sensor de 35 mm en un sistema sin espejo (CSC, EVIL, o como se las quiera llamar) a un precio competitivo (Leica ya lo había hecho en la M9, pero sus más de 6.000 € la ponían fuera del alcance de la mayoría). El resultado es una cámara de tamaño contenido y con unas características espectaculares que abre una nueva era en el catálogo de Sony, en la que las gamas NEX y Alpha se funden en una sola.
Continuar leyendo

Las Sony QX son, posiblemente, las cámaras más peculiares desde hace mucho tiempo. Peculiares porque suponen una nueva concepción en la que se prescinde de la (hasta ahora) imprescindible pantalla, y se relega esta función en un smartphone al que se conectan vía Wi-Fi. En realidad esta conexión no es nada nuevo que no puedan hacer otras cámaras de todos los fabricantes, pero carecer de pantalla permite dotar a las QX de un nuevo factor de forma que hace que se asemejen más a un pequeño objetivo que a una cámara.

Pero que su aspecto no nos lleve a engaño. Las Sony QX son cámaras en toda regla, con su batería, su procesador, su sensor, su tarjeta de memoria y hasta su control de zoom y su disparador en la QX100. De lo único que carecen es de pantalla y, lamentablemente, también de flash.

El objetivo es que se conviertan en un accesorio para los smartphones que tanto terreno les está arrebatando a las cámaras compactas, permitiéndoles capturar fotografías de mayor calidad.

Continuar leyendo

Entre las cámaras bolsilleras, la gama PowerShot S110, de Canon, destaca por ofrecer prestaciones avanzadas para fotógrafos exigentes, pero sin renunciar a un tamaño francamente compacto que nos permite llevarla cómodamente en cualquier bolsillo. La PowerShot S110, es una actualización menos de la PowerShot S100, con la que comparte casi todas sus características. Las diferencias se reducen a la incorporación de conectividad Wi-Fi (con lo que se suprime el receptor GPS para pasar a utilizar el de un smartphone conectado de forma inalámbrica) y la incorporación de una interfaz táctil capacitiva a su pantalla que, por lo demás, mantiene las mismas características. Continuar leyendo

Todo fotógrafo desea que el monitor no estropee el esfuerzo y el cuidado puesto con la cámara. En muchos casos las operaciones más delicadas se producen en el postprocesado con nuestra herramienta favorita, ya sea Photoshop, Lightroom, Aperture o cualquier otra, donde los ajustes de niveles, canales de color, enfoque y otras se basan no sólo en los datos mostrados sino también en lo que vemos sobre la pantalla.

En este sentido el nuevo iMac de 27 pulgadas a 3,4 GHz (200 euros adicionales sobre la configuración base) que hemos podido probar es una absoluta delicia; y aunque la nueva generación continúa con los siempre molestos reflejos producidos por el cristal que cubre su panel IPS, éstos se han reducido sobre anteriores generaciones iMac gracias al rediseño del producto. Por otra parte, si bien el panel propiamente dicho es el mismo que Apple ya venía utilizando en anteriores iMac, lo cierto es que la supresión de los 2 mm entre el panel y el cristal produce imágenes con colores más vivos y de mayor contraste, destacando detalles que en otros equipos simplemente se escapan. Continuar leyendo

Aunque el segmento de las cámaras compactas más sencillas sufre la dura competencia de los smartphones, no ocurre lo mismo con las compactas avanzadas, que parecen vivir su mejor época, ofreciendo prestaciones avanzadas y mejor calidad a todo aquel que no quiere cargar con una voluminosa réflex. La gama LX de Panasonic cubre este segmento, justo por debajo de los modelos micro cuatro tercios (gama G) con ópticas intercambiables, y la LX7 es el modelo más reciente, que sustituye a la LX5. Continuar leyendo