Un submarinista encontró una cámara Olympus Tough sumergida en el fondo del Océano Indico y, aunque tenía restos de óxido, aún conservaba intacta la tarjeta.

Las cámaras todoterreno están diseñadas para poder funcionar debajo del agua… pero con ciertos límites. Normalmente ninguna cámara de este estilo aguanta más de 10 metros de inmersión, y es habitual que también haya limitaciones de tiempo, por lo que pensar en que una cámara encontrada en el fondo del mar sirva para algo puede sonar inocente. En concreto, la cámara de esta historia parece ser una Olympus Touch TG-810, en cuyo caso el fabricante garantiza su funcionamiento hasta 10 metros de profundidad, según la norma IPX8. Continuar leyendo

A la hora de comprar una cámara compacta nueva, es habitual ver como todo el mundo se fija en los megapíxeles, en el zoom, en el tamaño de la pantalla, o en el de la propia cámara. Pero en realidad ninguno de estos parámetros puede ayudar a resolver el mayor problema que tienen los usuarios de compactas, que no es otro que la dificultad para conseguir imágenes enfocadas. Continuar leyendo