Como vimos en el anterior artículo sobre como conseguir dos polarizadores de un viejo monitor, todo el sistema de retroiluminación que habíamos desmontado también le podemos dar una utilidad “fotográfica”.

Una vez quitado el panel TFT, lo que queda es, básicamente, una fuente de luz blanca, difusa y del tamaño de la pantalla, que funcionará excelentemente como mesa de luz para ver diapositivas que, además, será muy delgada. Continuar leyendo

Los flashes actuales, se comunican con la cámara por medio de múltiples contactos, para transmitir toda la información necesaria para el sistema TTL. Esto hace que cuando los colocamos fuera de la zapata y los disparamos por los medios habituales, como fotocélulas o disparadores inalámbricos (Pocket Wizards, Cactus, eBay triggers, etc) perdamos la comunicación TTL y el único control que nos quede sea el disparo en si mismo.

Si queremos colocar el flash fuera de la zapata y mantener el TTL necesitaremos un cable extensor que, para ser sólo un cable, suele ser bastante caro, además de tener una longitud limitada. Por ejemplo el Canon Off Shoe Cord 2 mide 60 cm, y cuesta unos 50 euros, lo mismo que cuesta el Nikon SC-28.

Si quieres utilizar el flash en modo TTL, fuera de la cámara, y no dejarte los 50 euros, tienes la opción de fabricarte tu propio cable. El problema es que necesitarás los conectores para la zapara del flash. Lo más fácil seria sacarlos de una vieja cámara y un viejo flash, pero no siempre tenemos uno a mano, así que la otra opción es fabricase los conectores. Continuar leyendo

LEDs para fotografíaLo más empleado para iluminar en fotografía son sin duda los flashes, pues permiten obtener una luz extremadamente potente a costa de que su duración se de apenas unas milésimas de segundo.

La luz continua, como ya mencionaba en la entrada sobre como iluminar un estudio casero, tiene varios inconvenientes, entre los que se encuentra su potencia reducida y su gran generación de calor.

El calor se debe a que se suelen emplear lámparas halógenas, pero existen otras alternativas que también producen luz continua y generan mucho menos calor, como es el caso de los LED blancos. Continuar leyendo

Cuando alguien empieza a aficionarse a la fotografía, uno de los temas recurrentes que siempre se plantea es como iluminar adecuadamente un pequeño (o no tan pequeño) estudio casero.

Lo más inmediato es intentar usar dos flexos con las bombillas más potentes que encontremos creyendo que darán una luz cegadora, pero pronto nos daremos cuenta de que lo que a nosotros nos ciega, para la cámara son tinieblas. Sin embargo, el miedo al flash, generalmente por desconocimiento, nos llevará a buscar soluciones más creativas y, casi siempre, peores. Continuar leyendo