Como cuidar equipo fotografico


cuidar equipo fotografico
cuidar equipo fotografico

Las vacaciones son un momento propicio para hacer fotos. Salimos de nuestro entorno, descubrimos destinos exóticos (o, por lo menos, desconocidos) y quizá incluso visitamos algún monumento o paisaje especialmente destacado o famoso. Sin embargo, las vacaciones también son el momento perfecto para perder o dañar nuestro equipo. En DIY Photography nos ofrecen algunos consejos para minimizar el riesgo de que ocurra cualquiera de esas cosas.

¿Cómo proteger equipo fotográfico?

Lo primero que nos recomiendan es que elijamos cuidadosamente el equipo que nos vamos a llevar. Aparte de la cámara y las imprescindibles baterías extra, es importante seleccionar los objetivos que nos vamos a llevar. Aquí lo ideal es tratar de cubrir un amplio rango focal: llevarnos un objetivo gran angular que nos sirva para tomas en espacios cerrados y un teleobjetivo para hacer fotos a elementos más lejanos. Si quieres viajar más ligero puedes llevarte un zoom versátil del estilo de un 18-200.

¿Ya tienes claro qué te vas a llevar? Haz una lista. Mejor todavía: haz dos listas, deja una en casa y llévate la otra. Apunta los números de serie del equipo que te llevas o usa una aplicación como Lenstag, de la que os hemos hablado ya un par de veces. De esa forma, en el caso de que pierdas algo o te lo roben podrás reclamar con facilidad.

Cuando vamos a ir cargados con equipo es clave llevar una buena mochila en la que transportarlo. Esa mochila no sólo ha de ser segura y mantener tu equipo protegido, sino que también es necesario que sea lo más cómoda posible.

Tu espalda lo agradecerá. Es recomendable que sea una mochila discreta y que el acceso al equipo te permita sacar la cámara sin tener que quitarte la mochila. De hecho, otro consejo importante es no soltar nunca, jamás, tu mochila. Basta con dos segundos de despiste para perderla.

Por cierto… ¿Quieres conocer las mejores cámaras reflex del mercado?

Los peligros de un viaje, por cierto, no empiezan cuando llegamos al destino. Empiezan mucho antes, en el aeropuerto. El mejor consejo que os pueden dar es que no se os ocurra facturar la bolsa con vuestro equipo. Llevadla como equipaje de mano y si durante el vuelo podéis guardarla bajo el asiento delantero, mejor todavía.

Una vez hemos llegado al destino, el objetivo es pasar desapercibidos para no convertirnos en un blanco fácil. Para eso las cámaras sin espejo funcionan muy bien. Son más pequeñas y discretas que las réflex, así que no sólo llaman menos la atención, sino que algún posible ladrón con pocos conocimientos quizá piense que no merece la pena robarlas. Con el mismo objetivo hay fotógrafos que tapan la marca de su cámara o que le pegan cinta aislante para que parezca que la cámara está a punto de desmontarse.

Es importante que llevemos varias tarjetas de memoria y las vayamos intercambiando para, en el caso de perder una con la cámara, no haber perdido todas nuestras fotos del viaje. También se recomienda llevar a mano toda la documentación importante, sobre todo si hemos tenido que pedir algún permiso para hacer fotos y, sobre todo, que disfrutemos del viaje.

Previous Como ajustar balance de blancos en JPG
Next Como hacer Time Lapse

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *